Sigo aquí, en algún lugar

Hace justo dos días que regresé de mi periplo norteño, con mini visita a mi particular Paraíso del Norte de Europa.

Sí, para qué engañarnos, el mes de Noviembre y la primera semana de Diciembre no pasarán a la historia por ser las mejores semanas del año. Ese maldito nudo del estómago, que más que nudo de estómago, parece que es maraña de entrañas, Rima y Juega Feliz, y que hace que todo lo que entre en tu sistema, se quede ahí estancado y acabes regurgitando, sintiéndote demasiado mal para hacer algo al respecto. Sí. Muy agradable todo.

Por otro lado, en la ciudad de las mil caras y mi particular Everest, me ha recordado, de nuevo, que todos tenemos límites, y que ella es mi límite. La cabrona. A veces estoy segura de que el alma perversa de ese personaje histórico que siempre me ha fascinado sigue vagando por sus calles, intentando joder al personal. Si a esto le juntamos problemas sentimentales (ya estamos…), alemanes que te toman el pelo, en plan, ¿aquí hay cámara, verdad? ¡Hola mamá!, pues ya tenemos todos los ingredientes para el cóctel Molotov.

Porque no puede ser verdad que después de un doctorado y más años de los que hubieran sido sanos en un laboratorio me enseñen que es súper, súper importante, que al pipetear con pipeta de cristal la forma cóncava debe quedar por encima de la línea. Me he aburrido soberanamente estas dos semanas y he tirado de creatividad para aprender cosas nuevas. Me he pasado por todos los departamentos que me han dejado y creo que a estas alturas ya sé incluso dónde ir a comprar el café que usan en la cocina. Al menos doy gracias a Dios que fuera en alemán, así lo complicaba todo un poquito más y podía poner cara de mucho interés, cuando ha sido un auténtico martirio llenar las larguísimas horas de unas supuestas prácticas. Una tomadura de pelo. Porque a estos los comienzo a tener bastante calados, que pa alemana alemana, yo, e imagino que en su empresa presuntamente internacional (aceptamos barco si internacional es ser de diferentes Bundesländer), deben recibir con recelo el que una española pueda integrarse en el espíritu y forma de funcionar alemanes. Que todos sabemos que es The Only One. Además de comprobar si mi formación de doctora equivale al menos a su Kindergarten alemán.

Hasta que decidí hablar con el dueño para exponerle mis dudas existenciales. Y meterle una bronca, que mi tiempo vale oro (aunque esté en el paro) y que eso de perder el tiempo , y sobre todo dinero, es algo que me enerva. Afortunadamente, el día de mi cabreo era justo su día de trabajo en casa. El lunes estaba más calmada y aunque le dije cómo carajo íbamos a pedir un proyecto de biología molecular si ellos ni siquiera tenían laboratorio para eso (en la empresa chica, en la grande, que es la ÚNICA que me interesa, ya me dijo que está vetado)…y como buen interpreneur, me intentó vender la moto. Ja. Soy española, cojones, que llevo 33 años escuchando a mentirosos por la tele, más de  6 años de burocracia española en mi campo, y de tesis, y muy creativo tienes que ser, alemán de mi arma, para dármelas con queso. O qué te creías. Y todos sabemos que creatividad y alemán en la misma frase es un error sintáctico.

Total, que medio me convenció. Pero yo sabía internamente lo que tenía que hacer y lo que tendré que hacer.  Maldije mi suerte y mi optimismo impulsivo en plan, “seguro que con mi proactividad, mi seriedad, mi buen hacer y sobre todo el cómo hacerle avanzar en lo suyo, no sólo sin gastar dinero, sino cobrando dinero, será lo que ablandará el duro corazoncito de esta máquina de hacer dinero con el mínimo coste posible y la máxima eficiencia. Si los conozco tanto como creo, la win-win situation hará que el chichi le haga crócró. Bueno, o lo que tenga”. Pero no, las cosas a veces (últimamente me encantaría que fuera sólo a veces) no salen como las planeamos. Así que en breve, cuando junte las ganas, tendré que enviar un e-mail en el que entone el: gracias por hacerme perder el tiempo pero no. Que ya fui mono explotado, y que para eso, mejor me quedo en España, que al menos aquí tenemos sol en invierno, que parece un asunto así sin importancia, pero si vieráis la cara de zombies que se nos queda a todos, me dariáis la razón.

Total, que me quedo como al principio. Compuesta y sin novio. Literal y figurado.

De hecho, me sentiría hasta mal, pero el cacao que llevo dentro debe estar tan compacto que no me sale nada. Ni rabia, ni dolor, ni nada. Así. Plano. Ni fu ni fa. Ni frío ni calor. En plan, pos vale. Me la pela. Mi vida está en stand-by, tengo 33 tacos, no sé ni para donde voy, tengo una cantidad de problemas que lo mismo si empiezo ahora y me empeño, termino a mediados del 2060, pero que vaya, que a mí, plin. Eso da mal rollo, porque sé que cuando salga será de aupa. En plan, con lo mayor que estoy, a estas alturas que me pase lo mismo que hace 10 años. Se puede ser más estúpida, naif y penca. No me consuela que mi abuela, de la que he heredado el rasgo de ser así, especial, me confirmara hace unos años que ella creía que con el tiempo se normalizaría y diluiría, pero nanai de la china. FANTÁSTICO. De puta madre. Sip.

Porque ya ni con manual de instrucciones. Nop. Corren como bellacos. Y sí, cambié de tema. La locaaa, la locaaaa, que viene la locaaaa, les grito con los pelos de recién levantada. Yo, lo reconozco, con lo asustadiza que soy, me acojonaría también. No puedo culparlos. Ellos al menos pueden correr, que yo no. Bueno, corro, pero la cabrona me persigue.

Y ale, ya me he desahogado un poco. A pesar del tono, me forzaré en confiar en que todo acabará bien (todo irá bien, todo irá bien, todo irá bien, coño ya, que estoy hasta el chichi de que me pasen estas cosas, así que si no van bien, por mis muertos todos que os obligo, ¿estamos? ¿estamos o qué? Así me gusta, sí, mucho mejor…) y que mis incongruencias vitales serán entretenidas para alguien y que por fin podré disfrutar sin remordimientos de cantar y bailar, cual posesa de una canción de las Spice Girls, por decir algo, y acto seguido flipar como antaño con este pedazo de tema, que además, me hace saltar la risilla tonta, por acordarme de cuándo la ponía, con toda la malicia del mundo: cuando los siempre discretos albañiles (para más horror con música pantojeril), que siempre aparecían en mis momentos más crucials y vitales de mi vida estudiantil (exámenes finales, el exámen ese que te hacen antes de la uni, ah, sí, selectividad, defensa de tesis, etecé, etecé…)…yo les ponía esta canción que sabía que iban a ADORAR. 🙂

Y con vuestro permiso, ahora me voy a terminar de leer Sentido y Sensibilidad y aunque sé que una de las historias acaba bien y la otra no, espero, venga, va, que sea sensibilidad quien gane, porque me siento TAN identificada, a pesar de que el mundo externo sólo vea sentido (¿me hace eso sentido? vaya lío). Y además, hoy, me programaré en mi “iDream” a ese tío buenorro, pero buenorro, no de gimnasio sino de tio sanote, y que además será crítico “zas en toda la boca” así como Reverte, coherente como Julio Anguita, un poco granuja y conocedor de la vida como Joaquín Sabina, sanote como el Calleja y colgao de la vida y gracioso “simple” como el Dani Rovira, además de sensible y músico y activista social…y…y….bueno, creo que para mi sueño de hoy ya está bien*. A ver cómo los meto todos en una persona. Ah, y en mi sueño va a haber costa del adriático, un sol grandioso, cielo azul, y cafés en terrazas a tutiplén. Yo flotaré en el agua sientiendo el calor del sol en mi piel y sentiré una PAZ intensa. Y seré tremendamente feliz. Y me importaré un huevo de pato el trabajo, el calentamiento global, mis traumas del pasado, del presente y del futuro y estaré agradecida de estar aquí y ahora.

¡Buenas noches!

*Si sois chicos, ya sé qué pensaréis, pero es mi sueño y me lo follo cuando quiero (qué expresión tan horrible y machista :()…además, también hacéis lo mismo, así que no me jodáis. De buen rollo 😛

Anuncios

Los comentarios son amor, así que, ¡Ama!... :-) ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s