Queridos Reyes Magos

Sé que voy un poco tarde y que igual ahora estáis estresados en el curro, pero como sois Magos y pedir es gratis, allá va.

Veréis, no os voy a mentir. Este año no he sido ni buena, ni mala, digamos que he sido como buenamente he podido. En ocasiones me he tenido que poner firme y los resultados no han sido dignos de un final feliz de teleserie americana, pero al menos me quedo con la satisfacción de que hice lo que tenía que hacer.

Pero iré al grano.

He estado pensando mucho qué quería este año para Reyes y tras meditarlo mucho, ésta es mi lista:

1. Este año he decidido eliminar de la lista el clásico “novio apañao” de rasgos nórdicos. A ver, no me malinterpretéis, no es que no lo quiera, pero vamos a dejarle algún tiempo más, que disfrute el chiquillo, y de mientras lo cambio mejor por un año de oportunidades de contactar con gente. Contactar de tú a tú, no de ego a ego. Sin ningún tipo de finalidad. Sólo por el placer que implica. Me gusta la gente cuando se deja las máscaras en casa. La autenticidad mola.

2. Este año también he decidido cambiar mi deseo de ponerme “tía buena” a estar sana. A poder utilizar mi cuerpo para para conocerme mejor y expandir mis horizontes. Además quiero hacer muchas actividades físicas y aunque estar buena puede resultar tentador, a la hora de la verdad de qué me sirve si no es funcional. Este año quiero diseño funcional.

3. Y sí, este año cambio mi deseo de tener un trabajo estable y reconocido y me gustaría pediros a cambio un año lleno de experiencias, buenas, malas y regulares. Como quiera que sean, que no sean en vano y que pueda vivirlas al máximo y sacarles el máximo jugo (pero no os paséis con las malas, porfi, que este año pasado me habéis dado bien). En definitiva, quiero aprender y experimentar. Sobre qué, lo dejo un poco al libre albedrío que ya sabéis que mi rango de intereses es bastante amplio.

Yo por mi parte prometo poner de mi parte, me esforzaré al máximo por disfrutar, dejar de controlar, agradecer el tener la inmensa suerte de poder ver por un milisegundo algo de esto que llamamos Vida, aceptar lo malo, aprender a perdonar de corazón y a ser más compasiva. ¡Ah, se me olvidaba la paciencia! Ya sabéis que soy un poco nueva en esto y que la rapidez de aprendizaje no fue nunca mi punto fuerte, pero sabéis también que cuando me pongo, la excelencia es lo que persigo. Así que creo que es un trato justo.

Sin más, os deseo una feliz entrega de regalos y un Almax para calmar los ardores tras tanto turrón.

Anuncios

Los comentarios son amor, así que, ¡Ama!... :-) ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s