Operación Bufanda


Hace ya más de un mes que pensando en el verano y qué iba a hacer, incapaz de decidirme (millones de viajes se desplegaban ante mí), me retiré hacia mi interior y pregunté ¿Qué es ahora mismo lo más importante para ti?

Las respuestas fueron claras:

  • Tranquilidad.
  • Estar con los míos.
  • Aprender, aprender y aprender un poco más.

Entendía porque mis planes súper molones entraban en conflicto con esto y me producían cierto desasosiego, a pesar de la ilusión. Viajar casa bien con aprender y mantener la chispa viva, pero no es lo más tranquilo, más para alguien que se ha fulminado las reservas del cuerpo de cortisol y DHEA (otro día sobre esto). Además, varios amigos que viven lejos se habían puesto de acuerdo en venir justo cuando pretendía huír de este país y con pocas probabilidades de compaginar y/o mantener la salud al intentarlo.  En fin, mirase por donde mirase, la solución ideal no aparecía, así que decidí simplificar.

Había un sitio, de hecho dos, en la que los tres puntos se encontraban…pues ale, decisión tomada. Cierto que no eran los sitios más estimulantes del planeta, por conocidos, o por no decir súper trillados, pero son sitios que funcionan.

Además, como estoy convencida de que muchos problemas de salud se resolverían con un reset en condiciones, y sé que uno de esos lugares es un reseteador natural e infalible, pues me dije, ale, para allá que vamos aldea de menos de 400 habitantes.

Para darle un toque más exótico e interesante y para minimizar la parte menos positiva de la decisión y que podría dar al traste con tan magnífica misión, me dije que ya que estaba podría poner en práctica todo a la vez esos hábitos simples con los que ya llevo coqueteando unos meses y ponerme ciertos retos y además dejar constancia de ello aquí.

Los retos no son subir al Everest ni nada parecido. Nada de métodos ultra modernos, infalibles y contrastados por la literatura científica (no, por favor! Un descanso!). Mi cuerpo asiente y dice que poquito voy a innovar en este campo, que me lleva demasiada ventaja y que lo asuma, lo antiguo rulez. Dormir adecuadamente, reducir o eliminar totalmente el azúcar, dedicarme al arte de la lentitud deliberada con premio al más lento, hacer el mongolo con amigos y reir hasta que me den agujetas en la mandíbula y en la tripa (que cuenta como ejercicio físico), algo de deporte pero sin pasarse y algo de aderezo con tendencias más experiementales (reto una semana sin gluten, sin productos lácteos?). Internet estará vetado, ya que necesito acceder a mi parte emocional para saber como autorregularme. La parte más física y mental es la más fácil para mí, pero la emocional es un puto desastre. Sale cuando nadie la invita y monta pollos que te dan ganas de meter la cabeza bajo tierra. A esta le tengo ganas.

El verano es ideal para poner tu cuerpo a punto y así aguantar el mundo de Mordor con mejor humor. Se dice y se rumorea que en verano hay muchos genes que se inactivan y muchos de ellos están relacionados con respuestas inflamatorias. Vaya, dicho de otra manera, que tu cuerpo se relaja porque entiende que en verano es más difícil que haya que responder a una infección. Las probabilidades bajan y con ello la energía dedicada a luchar contra algo que posiblmente no vaya a ocurrir. La cantidad de energía que se libera en verano es importante. Yo he estado esperando esta paga extra como agua de Mayo.

Yo en los últimos años he vivido por encima de mis posibilidades. En invierno seguro, pero en verano, que era mi recargador natural, pues llevo unos cuantos veranos que estoy derrochando sin ton ni son. Así que ya es hora de volver a las viejas costumbres. Había una época que si veía un lápiz en verano me salían sarpullidos….quita, diablo, quita.

A mí el verano siempre me ha encantado justamente por eso. Es como si en lugar de una batería medio chunga que se descarga con mirarla, de repente me ponen dos baterías, de las nuevas y modernas. De las que duran un montón de horas.

Además, como uno tiene tendencia a comer más sano, a querer hacer más deporte al aire libre, a descansar más y en general llevar una vida más agradable y relajada, los cambios son bastante grandes y rápidos. Es realmente alucinante lo rápido que sana el cuerpo si le damos el espacio y tiempo para que lo haga. Realmente, me flipa bastante lo que una cantidad de moléculas ordenadas dan de sí. Y todo sin una finalidad muy clara.

Así que desde hoy 4 de Julio y al menos hasta el 21 de Septiembre, en el que comienza teóricamente el otoño, me comprometo públicamente a vivir muy, muy por debajo de mis posibilidades. A ser una rácana energéticamente hablando. O una ni-mileurista de la energía.

  Por si me faltara un empujoncito, homomínimus me lo ha acabado de dar, al retar a sus lectores a comprometernos este verano a cambiar un hábito. Y he elegido el reto de salud minimalista porque es el que ya tenía pensado y me viene que ni pintado. Lo suyo es que esos hábitos no sean sólo cosa de unas pocas semanas, sino que se instalen y ayuden a mantener la salud a lo largo del año. Pienso que cuando uno está realmente concienciado y ve los efectos in situ, la decisión no hay que tomarla, se toma sola. Por eso es mucho más importante mover el culo que analizar hasta tener todas las respuestas claras.

   Así que, aunque pondré pinceladas de por qué hago un reto u otro diferente, y así igual alguien aprende algo nuevo (os voy a meter la bioquímica doblada jajajaja :P), la verdad es que no me voy a matar dando datos. Para el que sólo le sirva algo si tiene todos los datos que lo corroboren, me parece bien que existas, pero yo, que soy un poco atípica dada mi profesión, no necesito tanta prueba. Al menos en este tipo de cosas. Si funciona, funciona. Hasta que ciertas cosas se demuestren y sean irrefutables, igual yo ya he dado la vuelta al mundo formando parte de toda la cadena trófica.

Que comience la fiesta.

Anuncios

2 pensamientos en “Operación Bufanda”

  1. Me sorprende cuando la gente dice que en verano recarga las pilas….a mí se me agotan, el calor me deja planchada y hasta el otoño no levanto cabeza. Empiezo a sospechar que lo interesante en esta época es hacer nada o muy poco, como te propones tú, que es lo que pide el cuerpo. Pero si tienes un trabajo al que acudir y pocos días de vacaciones que coger, se pone complicada la cosa. Que disfrutes tus vacaciones R :-).

    Me gusta

    1. Hola Cigi!

      Yo soy una de esas personas a las que el verano me libera energía y me siento mucho más pletórica. Eso a pesar de tener la tensión baja y que por tanto, el calor (como el de estos días) me deja con niveles rollo “no sabemos cómo estás viva” dicho por médicos hace un porrón de años. Claro, ni tanto ni tan calvo.

      Pero igual, en verano duermo mejor, como mejor, puedo hacer más ejercicio y en general mi salud mejora de forma drástica. Tengo mi hipótesis de por qué en mí es tan drástico.

      Evidentemente, con trabajo y con los niveles de estrés usuales y con estos calores, pues si no mueres es de puro milagro.

      Pero aún así, y si las circunstancias lo permiten, el verano es una época ideal para detoxificar el cuerpo de hábitos que bajan la salud general del cuerpo. Es el momento de hacerlo porque todo se alinea para que así sea (lo dicho en el post…comemos más sanos, con lo que le damos al cuerpo lo que necesita), vitamina D a cascoporro, y básicamente el verano libera energía del cuerpo que normalmente se utiliza para protegernos de resfriados y otros. La luz y el calor también ayudan a los que somos sensibles a la falta de ella.

      Gracias, disfrutaré mis “no-vacaciones” (hace tiempo que no tengo vacaciones, trabajo for “free” y ahora mismo, hasta septiembre que entregue el proyecto me toca “currar”). 🙂

      Que te sea leve y espero que tengas algo de vacaciones para recargar. No voy a desear que llegue el otoño pronto, porque eso no me mola, pero bueno, tienes las de ganar 😛

      Me gusta

Los comentarios son amor, así que, ¡Ama!... :-) ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s