OB Pilar 1: Dormir más y mejor.

Igual me he temado demasiado en serio esto que decía de vivir muy por debajo de mis posibilidades, porque está claro que estoy dejando un poco de la mano de Dios lo del reto Operación Bufanda (OB). Con matices: lo estoy haciendo, no lo estoy escribiendo.

Visto lo visto, creo que voy a simplificar al máximo. Simplificar es algo que estoy aprendiendo a hacer a marchas forzadas. Mi idea de perfección es demasiado elaborada, y como para llegar allí primero hay que empezar por lo fácil, pues por aquí empiezo.

Los pilares de la salud

Ya me habréis notado una cierta obsesión con el estrés y los efectos nocivos en la salud. Creo que la mayoría de la gente no es consciente de lo que realmente es el estrés y los cambios que provoca en tu cuerpo y cómo es la causa última que te provoca enfermedades varias y otros síntomas. Luego la gente dirá, mira, he engordado, o tengo síndrome de ovario poliquístico, o eczema, o no voy al baño bien, o tengo artritis y pensarán en montones de cosas, de causas, pero no en la verdadera, el estrés. El estrés además, toma diferentes formas, no es “sólo” el estrés de tener que entregar un trabajo, de cuidar a una persona mayor, etc. Tengo una entrada escrita al respecto, que espero que pueda aclarar algo los conceptos.

Entonces, sabiendo pues que el estrés en sus diferentes vertientes es una causa nada desdeñable de muchas dolencias físicas y mentales, ¿Qué hacer al respecto?

¿Habrá que dejarlo todo y recluirse en un monasterio budista? ¿Habrá que hacerse vegano y evitar la indignación en todas sus vertientes y ser muy happy flower?

Lo cierto es que antes de llegar a estos extremos hay dos cosas muy sencillas (en principio) y baratas (gratis!!) que se puede hacer y que van a mejorar tu salud de forma rápida y dramática: el descanso y el ejercicio físico.

Podría hacer un análisis sesudo de por qué ambas medidas tienen un impacto tan grande, y sin duda daré datos, pero ya he dicho que lo voy a mantener simple y dejaré que los datos vayan saliendo poco a poco y así, como en una novela policiaca, vayamos todos juntos, atando cabos y acorralando al culpable.

PILAR #1: EL DESCANSO.

Dormir bien y a su hora es fundamental para que nuestra máquina esté bien engrasada. Todo en la naturaleza tiene su momento de actividad y de descanso. Fijaros y lo veréis.

Nosotros no somos menos y por la noche hacemos una parada en boxes para que el cerebro descanse y el cuerpo pueda detoxificar a gusto.

Es importante que sea por la noche puesto que somos especies diurnas y muchas funciones corporales tienen un marcado ritmo circadiano. Eso significa que los niveles de ciertas sustancias bajan o suben a lo largo del día, sincronizándose con el día. Esto es así, para automatizar ciertas funciones y así gastar menos energía. Ya sabemos que es más fácil hacer algo que hacemos todos los dís (alias hábito) que ponerse a pensar si haces o no haces eso todos los días. Cuestión de optimización.

¿Qué funciones tienen ritmo circadiano?

El control de la energía: el cortisol se eleva por la mañana para que así tengamos energía y nos levantemos y disminuye a lo largo del día, siendo el pico más bajo al oscurecer. Si no vamos a dormir cuando los niveles son más bajo, a la larga rompemos este control interno automático y se pondrá en modo manual. Este modo no existe, pero sabrás que has llegado a él porque igual te entra un sopor inmenso en algún momento del día, pero claro, no vas a dormir, que tienes trabajo y esas cosas, y por la noche, te entra un subidón que no baja hasta que son las 6 de la mañana. Insomnio al canto. Lo cierto es que los niveles de cortisol serán una puñetera montaña rusa y nunca sabrás la hora en la que te entrará sueño.

Detoxificación: aunque no ocurre exclusivamente por la noche, sí que es cuando dormimos que todos los recursos del cuerpo se pueden dedicar a dicha función sin que se vaya bombardeando al cuerpo con nuevas cosas que detoxificar. El hígado es nuestra gran planta recicladora, y si no le damos el tiempo suficiente para realizar su función, se irán acumulando tóxicos en el cuerpo.

Reparación y crecimiento: la hormona del crecimiento es más elevada durante la noche, cuando dormimos. Dicha hormona tiene varias funciones, pero es una de las llamadas hormonas de la juventud: estimula el sistema inmune, promueve la lipolisis (es decir quemar grasita), incrementa la biosíntesis proteíca (es decir, formación de músculo), promueve el crecimiento óseo (adiós a la osteoporosis). Y un largo etc. Es tu hormona y lo sabes. Y sólo la produces cuando duermes.

Una deficiencia en niños provoca que crezcan menos y en adultos es responsable de obesidad troncal (barriga cervecera), así como de una merma en la energía, masa muscular y en definitiva calidad de vida.

Regulación del apetito y por tanto de la obesidad: hay dos hormonas que le dan señales al cerebro para que dé la órden de comer más o menos: La grelina hace que el cuerpo te pida comida, y la leptina que pares de comer. Si no duermes adecuadamente, los niveles de grelina se disparan y los de leptina disminuyen. Es decir, comes más, engordas más.

Niveles de glucosa en sangre: Si no duermes o duermes poco y mal, tendrás mayor niveles de glucosa en sangre que si durmieras lo que tu cuerpo necesita. Los efectos a largo plazo ya los sabemos: insensibilidad a la insulina y desarrollo de diabetes tipo II.

Tu cerebro también necesita repararse y reforzar lo aprendido durante el día. Esto se logra durmiendo. Así que, además de estos efectos físicos que que harán envejecer a marchas forzadas y adquirir enfermedades absolutamente evitables, lo cierto es que la falta de sueño está relacionada con la depresión y muchas otras enfermedades mentales.  Como siempre, habría que preguntarse, ¿Qué fue antes, la gallina o el huevo? Si tienes ansiedad y depresión y además no duermes bien o tienes insomnio, yo pondría tu ansiedad y depresión en stand-by y haría todo lo humanamente posible para recuperar unos buenos hábitos de sueño. Una vez se han atacado las causas físicas, se pueden ir a por las emocionales, pero quizás descubras que teniendo unos adecuados cuidados físicos, los embates de la vida son algo más fáciles de sobrellevar y de combatir que cuando tu cuerpo está en un total war, intentando mantener una homeostasis o equilibrio que tú te empeñas en querer romper día sí y día también.

Dormir poco también podría quitarte puntos del carnet de conducir, porque a efectos prácticos, tan sólo dormir 1-2 horas menos de lo que tu cuerpo naturalmente te pide, tiene los mismos efectos que si hubieras bebido. Tu memoria a corto plazo se ve afectada, tu rapidez de respuesta también y en fin, todos sabemos lo que es estar borracho.

Hay mucho aún que hablar de este tema y en los próximos días iré revelando más. Además, me gustaría explorar maneras de cómo hacer un reset en un cuerpo a tomarpor y conseguir de nuevo sincronizarse y dormir como un bebé. Yo lo he logrado, al menos casi siempre lo logro 😛

Anuncios

Un comentario en “OB Pilar 1: Dormir más y mejor.”

Los comentarios son amor, así que, ¡Ama!... :-) ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s