Técnica ACT: Soy un gnomo

¿Os acordáis de esta canción y de sus correspondientes dibujos animados?

¿No? Fuera inmediatamente de aquí. Puaj, juventud ignorante, id a emborracharos con metanol y a bailar una de esas canciones horribles de guarreo pasivo.

Veréis, yo hace una hora era algo así como:

“Esto es una mierda, grrr, mierda, aghgg, odio, destrucción, no quiero escribir, no quiero nadar, no quiero no querer, vale, sé algo productiva o explotarás, no me apetece escribir, odio Berlín, si acabo ahi me quedo calva, odio mi vida, odio a todo el mundo, vale, pues escribe una entrada, que menos da una piedra, vale pero eso es procastinar ¡Y lo sabes!. Pues más vale eso a que llegue las 12 de la noche y no hayas hecho nada, de nada, a parte de meterte cafeína, azúcar y grasas trans además de ponerte en modo abuelo de Heidi y Srta. Rottenmeyer, todo junto”

Sí, tacháááááán…

Mi yo “Crítico-coñazo” ha vuelto…saludémosla con amor…

osos-amorosos_049
¡¡Te queremos, Crítico-Coñazo!!

 Qué pesadita la joía. Me he ido a la terraza con una buen refresco lleno de cafeína, que es buenísima para el estrés y para sentirse bien, aderezada con una buena cantidad de edulcorantes artificiales que no sólo no te dan más hambre, sino que te limpian por dentro. Me he puesto a escribir una entrada, así como muy yo típica, con los colmillos salivándome con mi agudeza crítico-destructiva y me he dicho…ains, qué pereza. Me aburres y hace frío. Y eso sí que no lo aguanto. Anda, vete para dentro que te vas a quedar pajarito.

Y me he acordado de mi primera canción ever en la que interpretaba la canción de Soy un Gnomo ad infinitum, para tortura de mi hermano.

Veréis yo de pequeña era… cómo decirlo. Me pasaba el día cantando y soy muy mala recordando de oídas. Soy más visual. Así que yo cantaba algo así como “Soy un gnooooomo, nananana….Soy un gnoooomoooo ” y así entraba en bucle, y ya sabemos cuál es el concepto del tiempo para un niño.

 El caso es que un día regresé del colegio, dispuesta a escuhar por enésima vez ese cassette de música tan guay que pertenecía a la colección de cuentos y canciones de Soy un gnomo de mi hermano y a la que él no prestaba ni la más mínima ateción y para mi horror….

Homealone
¡NOOOOOOOOOOOOOOO!

  El cassette estaba en el suelo y había sido víctima de un descuartizamiento sin piedad. Sus tripas se hallaban desparramadas por toda la superficie y yo sólo acerté a alzar mi mirada hacia el horizonte (todo el horizonte que puede tener el interior de una casa), desplegué un alarido agudo y desgarrador y caí al suelo presa de la desesperación más absoluta. En otras circunstancias hubiera sido una buena actriz.

Mi hermano siempre ha sido el científico-técnico de la familia y nunca ha tenido esa vena artística que yo tenía. Ahí descubrí que, además, no le gustaba nada, NADA, mi forma de expresarme, que era en un 90% a través de una representación musical ya fuera cantada o bailada (era una conocida bailaora flamenca en mi casa). Ahí se truncó mi carrera artística y ahora me veo abocada a una gris existencia de números, moléculas y gente que se abotona mal la camisa que ha encontrado en el fondo de su armario, arrugada y  pasada de moda.

mis moléculas
¡Mis experimeeeeeeentooooos! ¡Mis paaaaaapers! ¡Mi plaaaaaaazaaaaa!

Y diréis, ¿a dónde quieres ir a parar, tú que siempre te vas por peteneras?

PENSAMIENTOS MUSICALES Y TITULAR TUS HISTORIAS

Pues que el otro día estaba yo leyendo una de mis penúltimas adquisiciones (se me va a ir la pasta en libros, una ruina):

Hap-Trap-Front-Cover-300dpi-2Sept10
¡Compradme y hacedla rica y que se pueda comprar un buen cubata! Lo necesita…

Enlace afiliados:La trampa de la felicidad: Deja de sufrir, comienza a vivir (Prácticos)

De momento el libro me está molando porque da una estructura a técnicas (algunas) que yo de forma intuitiva he utilizado, sobre todo cuando era más joven, lozoana e infinitmante más sabia. Dicen que la involución no existe, que es un oximoron, pero yo soy la prueba viviente de que sí existe. Y es que la mente, esa perra, si no la dominas, te domina a ti. Y en uno de los capítulos del libro, el autor comentaba un ejercicio que se podía hacer cuando te salían pensamientos recurrentes y digamos, negativos y pesados y que te dejan la moral más baja que el presupuesto de I+D+i de este país. Puedes luchar contra estos pensamientos en plan “hay que ser positivo, blah blah blah” o bien unirte a ellos y pasártelo bien. Yo elijo la segunda, que una buena risa no amarga a nadie.

La técnica que más me gustó fue la de cantar lo que fuera que tu cine-mente esté echando en ese momento.

Ej: “Soy una inútil y no voy a conseguir trabajo en mi vida”

La cosa es utilizar el pensamiento base: “soy una inútil” y ponerte a cantar eso con diferentes ritmos. En el libro se sugiere cantarlo con “Cumpleaños feliz”, “Jinglebells” o lo que se te ocurra…y a mí lo que se me ocurrió, fue, “Soy un gnomo”. Esa canción que creo que ya utilizaba en esa casa de locos mucho antes de saber siquiera que era una técnica psicológica y que cuando he andado hiper estresada en el labo me salía de forma inconsciente.

   Así que hoy cuando ha llegado mi “Yo crítico-coñazo. The comeback“, además de imaginármela como una gran producción musical de Broadway, tan esperada y aclamada ella, pues me he empezado a reír como una psicópata y me he dicho…en realidad, eres bastante ridícula…y claro…de “Soy un gnomo” a “Soy una ridícula” hay un paso. Y he entrado en bucle chorra.

¡Ay, hamijos! El humor chorra, el hacerme la rubia es una de las cosas que más me molan en este podrido e injusto mundo.

Y a la espera de otras producciones musicales de éxito internacional, os dejo que meditéis sobre lo que os he expuesto hoy.

 Que Dios os vendiga.


 Nota mental: tienes que hacer algo para mitigar esa desconexión de la raza humana. Chorras los hay a miles. Chorras inteligentes también. Búscalos, encuéntralos, crea un ejército. Domina el mundo.

 Nota mental 2: ¿Qué le pasó a tu sentido del humor? Tú antes hacías coña de todo. Necesitas un proyecto en el que puedas dar rienda suelta a tu crítico-coñazo y darle un enfoque menos destructivo. Canta, baila, haz coña, haz algo.

Nota mental 3: Qué pesadita eres con querer alcanzar todo para ayer. Pasito de bebé. Uno. Detrás. De. Otro. Copón.

Seguiremos informando…

Anuncios

3 pensamientos en “Técnica ACT: Soy un gnomo”

  1. Jejejeje, me encanta!!
    One question, ¿el link es de afiliados? Tengo ese libro en kindle, pero me estoy planteando comprarlo en papel para poder manosearlo/leerlo mejor. Si puedo contribuir a tu riqueza futura, pues oye, que mejor. 🙂

    Me gusta

  2. Cigi, sí, es de afiliados, y sí, no funciona (así me voy a hacer rica mañana jajaja)…voy a intentar arreglarlo. No prometo nada (igualmente, piensa que si no lo compras por aquí, siempre puedes comprarlo en otro sitio, y vale, igual no me haces un poco más rica, pero tampoco a los explotadores que los venden—–>desde que vi cómo trataba la filial alemana a los trabajadores españoles en Alemania, tengo un dilema moral muy grande cada vez que les compro).

    Me gusta

Los comentarios son amor, así que, ¡Ama!... :-) ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s