Día 1 (RTP): Rómpase en caso de emergencia.

No os lo dije, pero la idea del reto era monitorizar estos 10 días. Ahora me desdigo de lo no dicho y os digo que igual os dejo en paz.

Vamos allá.

Día 1: escribo la entrada de ayer, hago mi planning, suave pero intenso. Pim, pam.

Crash.

El abismo.

El bucle.

La destrucción.

Eso resume bastante bien mi día de ayer. Y diréis, ¿por qué? Hamijos, si tuviera la respuesta. Lo de siempre. Nada. Todo. ESO. Creo que sólo las personas que pasan por esto pueden entender esta sensación de recaer en el bucle de la muerte. Que todo el mundo los tiene, pero hay bucles que son más mortíferos porque no tienes ancla con la realidad. Y que no sé cómo no he caído antes teniendo en cuenta la montaña rusa emocional del último mes. Claro, me pones la guinda del pastel y ¡Pum!

Me sentí atrapada. Sistema límbico al poder. Huye, huye. ¿A dónde? ¿Sevilla? No, no, ahí no. Huye, huye, huye. ¿A dónde? El mundo es peligroso. No tienes donde ir, ni con quien.

Oscuridad.

Monstruos horribles y enormes acechándote y tú no sabes a dónde dirigirte. Dios, para qué carajo vi el documental de Amy o el de Kurt. Estoy ahí dentro y me aterra no poder salir. Pero yo no soy oscura. Soy luminosa. No quiero estar aquí.

Y alcancé el kit, bastante pobre aún, de emergencia:

1. N.e.c.e.s.i.t.o.h.a.b.l.a.r.lo.siento.por.molestar

Y vomité mis entrañas. Y establecí una pequeña conexión con el mundo, con un mundo seguro. Me tendió un hilo, casi invisible, que se dirige hacia fuera.

2. Sesión de emergencia con mi psicóloga hoy (bah, esas cosas no las necesito yo. Soy autosuficiente, son patrañas, qué te va a decir que tú ya no sepas, blah, blah, blah).

Y ella me ha guiado, de la mano, hacia fuera de la oscuridad. Por ahora.

¿Qué sensaciones físicas tienes cuando entras en bucle? ¿Y cuándo te sientes bien, y tu parte más positiva, exploradora sale a la luz, cómo lo sientes en el cuerpo? Hay que establecer una conexión con algo y eso se practica.

3. Ir.a.la.naturaleza. Quedar con alguien. Da igual el qué, pero hay que recuperar la conexión.

Amigos, estoy de duelo. De nuevo. Mi vida es una concatenazión de duelos. Los hago a pares y cuando estoy ahí saliendo de uno, siempre hay otro en cola. La familia además es una fuente inagotable de duelos.

Y que no, que me niego, con lo que me lo he currado que me arrastren a su mundo. Hace un par de horas, aún sentia un miedo atroz. Pero ahora estoy tranquila, alejándome del bucle. Por primera vez en mi vida, siento que tengo la guía que necesitaba. No sólo me comprende sino que sabe cómo hacer que salga de ahí por mi propio pie.

Me queda mucho, mucho trabajo por delante y caeré unas cuantas veces aún, seguramente, pero yo quiero trascender esto, sublimarlo, para que se convierta en algo que no pueda hacerme daño ya más.

Además, esta mañana y en relación a algo que pensé ayer, quiero hacer algo más. Será mi proyecto. O no. Porque lo dejaré en barbecho como todas las ideas que se me ocurren.

Desde que vi los documentales de Amy y Kurt, hay algo que me ronda. La gente piensa, erróneamente, que estas cosas le ocurren a gente diferente, solitaria, que vienen ya defectuosas, etc. Pero eso no es así. Son circunstancias las que te hacen solitaria, taciturna y con una tendencia a entrar en bucles autodestructivos.

Yo soy una persona normal. Optimista, abierta, sociable, ambiciosa, curiosa y divertida. Y sin embargo, entre las “oscuridade” de Amy y Kurt y la mía no hay ninguna diferencia. Ninguna. De carácter si acaso. A mí me da por estudiar a otros les da por las drogas. Todas son formas de mitigar un dolor muy intenso. Esa rabia y odiar el mundo porque el mundo ignora el dolor porque no es capaz de verlo a la cara. Hay un estigma brutal hacia las enfermedades mentales o hacia las dificultades mentales. Todos somos propensos, incluso los más “normales”. Hay que visibilizar esto de forma adecuada. Sin esconderlo, como si fuera una tara de fábrica sobre lo que no hay nada qué hacer o sin subir al pedestal a los que lo han sufrido y han mostrado un talento artístico o intelectual fuera de lo común. Como si fueran genios cuyas mentes fuera de serie no pudiera traer otra cosa que la destrucción. No tiene nada de especial consumirse de dolor. No hay que ser superdotado. Ni tener un talento artístico especial. Si tienes un cerebro dentro de la cocorota, eres susceptible. Con ser persona con ciertas características y padecer ciertas circunstancias eres susceptible. Y la soledad que se siente, a ser señalado, humillado, incomprendido es una parte muy, muy importante de lo que evita la recuperación. Si no eres capaz de comunicar esto que te pasa, la oleada de emociones te consume. Nadie se merece eso. Y no puedo dejar de pensar en todas aquellas personas que lo tienen más complicado que yo, que no tienen mis características más sociales, que han sufrido o sufren bullying o que son directamente apartados de la sociedad y se me parte el alma. Esto no se puede permitir.

Pero cada cosa a su debido momento. Por lo pronto, me tomo un descanso. De blog. De familia. De pensar en Berlín, de Amy, de Kurt, del estrés, del machismo, de las desigualdades sociales, de la contaminación ambiental y de todo lo demás. Me doy un respiro. Necesito luz, agua, energía.

Conectar.

Así que, no sé si en estos 10 días terminaré el Proyecto. La intención la tengo y conociéndome lo haré sí o sí. Espero que la batería me aguante. Pero lo primero es lo primero. Si no puedo hacerlo con la ilusión de los últimos meses, quizás no sea el proyecto que yo tenga que hacer. Y ya pensaré, llegado el momento, cómo resolver la papeleta.

De momento, me voy a la piscina. 4 días sin deporte y casi reviento. Deporte, deporte, deporte. La droga natural (y como cansa, el enganche, en mi caso, es moderado, que soy muy floja). Un poco de vídeos chorras, con mogollón de clichés y de colores pastelosos y una mini escapada. Libros de los que te suben la moral. Pelis ñoñas. Pintar. Escribir offline.
Etc.

Anuncios

Los comentarios son amor, así que, ¡Ama!... :-) ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s