No eres especial

Ni nadie te debe nada.

 

Ni el Universo conspira para que consigas lo que deseas.

 

De hecho, el Universo no piensa, ni decide. Simplemente existe. Como el resto de cosas. La ley de la atracción no existe. Existe la perserverancia.

 

Por mucho que lo sueñes, no va a suceder aunque así lo desees. Aunque lo desees muy fuerte. Aunque trabajes muy duro.

 

No eres especial.

 

Eres uno más de los más de 7 billones de almas y otros tantos de seres vivos que puebla este mundo.

 

Tus deseos no están en el TOP 5 de deseos a concederte por todo lo especial que eres.

 

Baja a la Tierra.

 

Que para tus padres y familia seas la última Coca-Cola del desierto, no significa que lo seas. Es una construcción mental. Que tus padres te hayan dado la mejor educación, las mejores extraescolares, no cambia nada. Sigues siendo uno entre billones y no destacas en nada entre ellos.

 

Deja de quejarte como un niño porque el mundo no es como quieres que sea. Porque la vida es difícil, porque la crisis asá, porque el mercado laboral asao, bla, bla, bla.

 

Deja de quejarte porque de repente, al ingresar en la vida real,  tus deseos ya no son motivo de que se pare el mundo a conseguirte lo que quieras (el universo ya no son tus padres). Ahora te lo tienes que currar.

 

Y aceptar que puedes desgañitarte y no conseguir un asco.

 

Aceptar que aunque quieras y te merezcas vivir una vida súper chachi molona, de viaja por el mundo, con un laptop y un chai-latte viendo un atardecer en las Maldivas mientras trabajas 15 minutos al día para optimizar tu sistema de ingresos pasivos, lo más normal es que eso no vaya a suceder nunca.

 

Y sí, te lo mereces por ser tan especial. Por ese 0,1% de DNA que no compartes con nadie más. Esperas que alguien algún día lo vea, vea lo especial que eres, y tus deseos sean concedidos. Cómo no lo vimos antes, te dirán.

 

Despierta.

 

Estás en un sueño.

 

No va a suceder.

 

Y es bueno que así sea.

 

 

Porque, sinceramente, el mundo ya bastante tiene con lo que tiene, para que encima tenga una generación de suertudos que se consideran jodidos. Fucking spoiled idiots.

 

La maldad no se ejerce sólo por acción. También se ejerce por omisión. Y estás omitiendo la realidad. La realidad de que no tienes más derecho que cualquier otra persona en el mundo.

 

La realidad es que tú lo que has tenido es puta suerte. De nacer donde has nacido y en el tiempo que has nacido. Y que no puedes pretender tener suerte toda tu vida.

 

La suerte es un 0,00001% de la ecuación. El resto te lo tendrás que currar. Y ni por esas.

 

Desapégate del resultado, desapégate del éxito. No existe el éxito. Repito. NO EXISTE El ÉXITO. Y si no existe el éxito, tampoco existe su contrario.

 

Así que no me seas un puto mimado.

 

 

Gracias.

 

Anuncios

2 comentarios en “No eres especial”

Los comentarios son amor, así que, ¡Ama!... :-) ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s