Qué fue de (I): Balance

Aviso que no va a ser una entrada estructurada. Tiendo a la divagación infinita. Avisados quedáis.

Pero para el que eventualmente entra a este blog, igual esté aquél que se pregunte, pues y ¿qué fue de?

La pereza es importante, pero la mejor manera de vencer la pereza, en este caso de escribir, es escribiendo. Sin expectativas. Allá vamos.

 

EL BLOG

Empecé este blog en todo el meollo del Big Crash (en honor a Javier Malonda y su Big Crunch. Explica mucho mejor de lo que seré nunca capaz, lo que se siente en una situación de dolor personal que limita y merma de forma progresiva tu vida, de tal manera, que llega un momento que el dolor es tal que caben sólo dos situaciones: el suicidio o el parar toda tu vida y poner toda la carne en el asador. Para el que no haya pasado por un dolor tal entender que la gente no elija la segunda opción se les escapará. Pero, la naturaleza es sabia, es una opción que le da al cerebro para calmar su dolor).

BIGBANG
Pa habernos matao

 

   No me voy a poner a diseccionar todas las razones que me llevaron a esa situación, aunque podría resumirlo en: genes + ambiente, el leit motiv de la Bioogía. O dicho de otra forma: Una mezcla de actos ajenos a mi persona pero que influyen en mi persona combinado con respuestas propias de mi persona y tal.

 

 Desarraigo cultural y familiar aderezado con chungeces tanto familiares como random. Lo malo es que una cosa lleva a otra, y lo que en un momento parecía ser una buena técnica de supervivencia (ah, reptiliano, las gracias te doy, pero hamijo, a partir de ahora utilizaré el prefrontal en la medida de mis posibilidades), luego resulta que no funciona.

 

 

  Y para escapar del dolor a la gente, por lo general, le da por drogarse, salir de fiesta y todo eso. A mí me dió por estudiar y hacer deporte. Bueno, más lo primero que lo segundo, porque no nos engañemos, para mí tener un cuerpo es como tener un bebé que no quieres (buaa buaa comida, bua bua caca, bua bua dormir….así no hay quien se concentre). Y lo del deporte es más por mantener a paz entre dos regiones condenadas a entenderse que por vocación (aunque las hormonas hacen que luego lo pidas como si fuera heroína).

 

bebe-llorando-500x331
Egoista, ¡Déjame vivir!

 

 El caso, que sea la vía de escape que uses, si viene del escape del dolor dificilmente te va a llegar a un sitio al que querías ir. Y así me veía, yendo por un camino que no acababa de casar conmigo, pero que ni siquiera era capaz de ver, tan desconectada iba yo de mí misma. Al fin y al cabo esa desconexión fue bastante útil en su día. Eso aderezado con bajones recurrentes que planeaba sobre mi salud mental como si fuera una tara endógena que había que esconder a toda costa.

 

EL PROCÉS

 

proces2
Ay omaíta, este no, el mío, ¡collons! (soy catalana, siento la decepción :P)

 

Tras todo lo mal que lo he pasado, la secuencia del dolor ha tenido una progresión parecida a esta:

 

  1. Sentirme mal y pensar que hay alguna razón externa:  (qué sé yo, el tiempo, el estado de las acciones de IPM, que tal persona me ha dicho cual o pascual, etc.).  Resume toda mi adolescencia. Devanarme los sesos hasta resolver esa razón X. Y vuelta a empezar. Fue la época más larga de mi vida y la más cansina-desesperante. Por otro lado, ni tan mal. Ignorance is bliss, que dirían los ingleses.
  2. Tomar consciencia del problema, aunque por entonces no sabía todo lo que vendría después. En una adolescencia tardía y a pesar de ser de naturaleza digamos poco dada al estímulo sensorial, al final algunos datos importantes fueron llegando a mi dura mollera y me hicieron ver que el problema estaba más cerca de lo que había pensado. Liberación primero, y el abismo después. Sin duda lo más jodido fue ahí. Lo alucinante de todo esto es que nadie se dio cuenta. Por lo visto muhcos de mis amigos consideran que mi cara de acelga es mi yo alegre. Empecé mi periplo de la búsqueda de la verdad y de la solución. Me comprometí conmigo misma en llegar todo lo lejos que me fuera posible y resolverlo de todas, todas. Las peores noches, sin lugar a dudas, fueron en esa época. Época a punto de terminar la tesis btw (no has dicho adolescencia tardía? Sí, lo he dicho).
  3. Sabiendo parte del problema, pero no saber la solución. Mi compromiso no desfalleció nunca, pero mi paciencia varias veces. Cuando eres incapaz de explicar lo que te sucede y cuando la gente tras 3 o 4 explicaciones que son meras puntas de iceberg te intentan ayudar con cosas que te hunden más en la mierda. Los consejos están SOBREVALORADOS. El momento ahí también fue duro porque fue cabezonería pura y dura la me ha ayudado a persistir. Cuando no tienes ni fuerza de escapar mentalmente o verbalmente de la gilipollez ajena (qué le gusta a la gente meter mierda en cosas que ni entienden), pues te toca tirar de estoicismo infintio. Pero lo que más me ayudó fueron dos hostias de realidad vividas en Berlín. Una respecto a mi familia y otra respecto a las relaciones humanas, en concreto en las que intervienen mujeres en esta sociedad. En el momento aún no podía entenderlo del todo, pero algo en mí decía….guate, aquí hay tomate. Y vaya que si lo hubo. La tomatina es para aficionados. Digamos que ahí tuve ya todas las pieas importantes del rompecabezas.
  4. Finalmente, sé lo que hay que resolver, no sé muy bien cómo resolverlo pero sí o más bien, mi cuerpo sabe (nena lista) que my way or the highway. Mis mejores amigos expresan que nunca me han visto tan mal como en esta época y yo, joder quiero mi Oscar y lo quiero ya. Si ahora era ya viaje plácido comparado con lo de antes. Gracias a ese puñetazo en la mesa figurado y al dejarme de tonterías de si parece tal o lo de atrás (vale, tienes la info que precios o qué? primero eso y ya si eso me juzgas después. Gracias!) la ayuda me fue llegando. Al final no queda otra que ponerse imbécil. Yo no quería, PERO.

 

Pero otro día con mi nueva percepción de la humanidad como tal y que ha dado un giro bastante radical a como lo veía antes. Cinismo no (no puedo con los cínicos, son idealistas que se han rendido), digamos que idealismo revisitado y sólo pruebas mediante.

 

 

 ¿Alguien en la sala que haya vivido algo parecido? ¿Cómo sobrevivistéis?

Anuncios

Los comentarios son amor, así que, ¡Ama!... :-) ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s