Qué fue de (II): Balance

 Me jode reconocerme en contracorriente casi siempre. A ver, para clarificar, no nacía así. Simplemente la vida me ha ofrecido suficientes datos para no tragarme las consignas generalistas de cualquier grupo. Sea región geográfica, sea por profesión, sea por aficiones. La seguridad del grupo no es de esas mieles que voy a probar en la vida y es que, cuando la pruebo, me digo, algo falla, algo falla. Pero c’est la vie. Aceptarlo y seguir.

 

IT’S SCIENCE BABE

 

Sigo con mi balance con una de las patas más jodidas de restaurar en estos últimos años: la profesión, ganarme la vida. Eso.

 

Durante todo ese proceso, mi vida estaba literalmente en stand-by. Había probado de todo, y nada de eso que se supone que te hace feliz me hacía feliz. Y no, ni siquiera aspiro  la felicidad (término sobado hasta el vómito en los últimos años). Como ser vivo aspiro a una vida plácida y a poder disfrutar de este espectáculo sin muchas penurias.

 

Como he puesto en algún que otro lado, me doctoré a duras penas en Bioquímica y luego colapsé. El colapso llegó antes por fascículos, pero en mi cabezonerío, pasé tres kilos (que me desmayo así sin venir a cuento cuando hablo con mi jefe? ná, chorrás). Recuerdo que los médicos apuntaban todos al estrés. Yo, que me veía súper zen en esa época. En la cresta de la ola. Haciendo investigación, yendo a congresos, siendo la pera limonera del mundo académico. Independizada, viajecitos por aquí, por allá, saliendo por ahí, amigos en medio planeta, ah, la vie en rose.

chemist
Yo en realidad me metí en esto porque me encantaba Dana Scully y porque esas gafitas pa la foto quedan requetegenial (en la realidad, igual olvidas ponértelas)

Un mojón.

 

Yo no sé si es la edad o qué, pero sólo de pensar en el ritmo de vida que llevaba antes y me canso. Cuando planificas hasta cuándo vas a comer (de 14:00-14:30 comida, siendo prescindible en caso de retraso en la lista hacia la muerte prematura) algo no va bien. Sobre todo cuando tu naturaleza es de pachorra hacendosa. Trabajo, pero a mi ritmo. Descanso y sin estrés. Siesta si es posible. Gracias.

 

comic
PhD Comics, mis salvadores y los que custodian e informan al mundo de la verdad

 

 El caso, cuando terminé, yo que tenía ya mi vida medio planificada en lo laboral, mi cuerpo, ese bebé que llora y caga, me dijo que de post-doc y de ciencia na nai. No veas cómo se ponía. Creía que se me moría ahí mismo. Yo lo intentaba, pero él no me dejaba. Pues nada, me dije, exploremos otras posibilidades, mientras para éste de llorar.

 Y hacía otras cosas y paraba. Cuando necesitaba algo más estimulante y me ponía a buscar cosas de siensia, ahí se ponía a berrear de nuevo como ni no hubiera un mañana. No he pillado el verdadero significado de esta clarísima señal hasta que no he experimentado una situación laboral decente. Yo antes pensaba que era una puta floja. Mi cuerpo decía, que floja o no, la esclavitud no la aguantaba ya. Ni la de la ciencia, ni la mía. Parada técnica en toda regla.

 

Pero en mi fuero interno, aunque el mundo académico  me llama,  por otro lado ME HORRORIZA. No me veía igual que ellos. Llegué a cuestionar todo. Si ya venía yo completita antes de empezar, con la formación que recibí, mi rayo láser capta-incongruencias se perfeccionó y empezó a actuar ahí to loco. Simplemente me horroriza el mundo de la ciencia actual.

 

No digo que no me guste la ciencia o que no me gusten los científicos. La ciencia no es el problema, los científicos, pobricos, bastante tienen ya. Pero el sistema científico ha evolucionado hacia algo que a mí personalmente no me gusta nada. La gente desde fuera no es capaz ni de imaginarse el grado de sacrificio que conlleva este mundo, ni la presión tan brutal para publicar. De hecho, el dicho “publish or perish” o “publica o muere” es básicamente cómo sientes en tus carnes la investigación.

finance

 

 Hay personalidades que lidian mejor con esa presión, hay otros que están en sus salsa, sobre todo cuando empiezan a saltar los puñales. En el mundo de la ciencia de todo hay, aunque quiero creer que la mayoría son personas honradas que intentan hacer su trabajo-vocación de la mejor forma posible dadas las pésimas circunstancias y que son completamente antagónicas a la creatividad y curiosidad que para mí son necesarias cuando uno quiere saber. Porque la ciencia, no es otra cosa que querer saber. Sin expectativas.

 

 Pero desengañémonos, la ciencia está llena de expectativas. Si tienen dinero es porque escribieron un proyecto con unos resultados a conseguir. A eso se le da dinero. Se necesitan conseguir esos resultados. Los organismos científicos no contemplan financiar los no resultados. Porque en este mundo capitalista (sí, a qué parezco rojeras? venga, pin para quien adivine mis filias) la productividad es nuestro mantra más preciado.

 

 Y a mí me horroriza. Porque las soluciones más fantásticas suelen darse con una mente divagadora. Y una mente divagadora y creativa no se dan cuando está estresada. Igual el problema es que la ciencia tendría que volver a ser esa actividad casi bohemia, del científico loco que se las apaña con cuatro cacharros que recoge por ahí, se monta su laboratorio casero y echa millas. Unos ven Gran Hermano. Otros se ponen a cruzar guisantes. Ca uno es ca uno.

 

Nota: ejemplo modernísimo de esto que os digo. Cómo surgió la técnica millonaria y de moda CRISPR.

 

Así que por un lado entendí que ese mundo no es para mí, por estas  razones:

  •   El mundo sensorial de trabajar en un labo me mata.  Todo se practica y se mejora, pero para mí estar continuamente recibiendo datos, midiéndolos, estando concentrada para no cagarla en un experimento de meses, es demasié. Prefiero el mundo abstracto. Prefiero recopilar datos bibliográficos. Prefiero unir cosas random. Eso es lo que me motiva. Entender el por qué de algo que no entiendo tira de mí sin fin. Recopilar los datos que demuestran mi intuición me entierra en vida. Sí, eso es el trabajo de un jefe de grupo o investigador principal, pero el problema es que para llegar ahí hay que picar mucha piedra y con mis inicios, piedra no, diamante tendría que picar. No me llama tanto para el sacrificio que implica. Además,
  • Vale, supongamos que consigo ser IP. La puta ama bla bla. Pero, ¿trabajar en el proceso SKDI o proteína X456 toda mi vida? ¿Acaso hay peor castigo que ese? A mí sí me lo parece. Sin una motivación muy basada en mis valores no rindo un carajo y eso hace que entre en la espiral de la muerte: para mí no hacer algo como yo considero que puedo hacer es como no nadar para un tiburón.
  • Total que me veía en un callejón sin salida: no sé qué quiero hacer. Odio la ciencia, aunque algo de ella me gusta pero no sé bien definir el qué, ni sé si existe algo que se ajuste a mis aptitudes. Opción B, empezar de 0 en algo, pero ¿qué?
  • Y así dando bandazos. Haciendo continuos brainstormigs y dejando caer esas ideas bizarras con el simple pasar del tiempo.

 

 

Anuncios

5 comentarios en “Qué fue de (II): Balance”

  1. Te entiendo perfectamente, porque a mí me ha pasado lo mismo. Soy informático y trabajo en Hacienda. Me metí en esto por afición, porque mi cerebro necesitó durante unos años aprender a funcionar según las reglas de la programación… para desempeñar bien los estudios de Derecho, ¿paradójico?… no. El cerebro es algo plástico y cuando exageras en algo con él, “te pide a gritos” lo contrario. Si te dedicas a algo abstracto, te pide una actividad concreta. Si te dedicas a algo gris, te pide algo coloreado. Yo lo percibo muy bien, y sé darle lo que me pide. Por ejemplo, yo notaba que cuando hacía las páginas web corporativas (grises, sosas, aburridas…) me pedía el cuerpo meterle detalles coloridos.

    En lo que dices del laboratorio, he pasado por lo mismo. He llegado a odiar que las cosas tengan que ser exactas, que cuadren, números, números, totales, comprobaciones… y he deseado con toda mi alma dedicarme a la jardinería, a dar de comer a los animales, a cavar zanjas, por decir algo “no exacto”. Disfruto con las cosas exactas, pero me mata que mi trabajo dependa de la exactitud de lo que hago.

    Esos son los indicios de que tu cerebro está “creciendo” o “envejeciendo” por decirlo de otra manera. La sabiduría de la gente adulta viene de ese tipo de evolución, precisamente. Porque se deja de mirar el mundo en el detalle, y se mira con perspectiva.

    Enhorabuena.

    Me gusta

  2. Qué curioso que digas lo de la exageración y como el cerebro busca otras actividades, digamos complementarias para compensar. Así lo he vivido toda mi vida. Tiendo a profundizar o a dedicarme con mucha pasión a algo durante un tiempo. Pero para no quemarme necesito compensar con algo que no se le parezca. Creo que esta es la razón de que en tiempos me haya dedicado tanto al deporte. Era una manera de contrarrestar toda la actividad intelectual.

    También, como comentas, con diversos tipos de actividad mental. Durante mi Tesis llegué a estudiar Alemán, Francés y Neerlandés. Además de utiilzar inglés de forma rutinaria. Me encantan los idiomas y me daba ese punto de libertad creadora que una lengua tiene. Pero me quitaba mucho tiempo y acabé bastante echa polvo. Al final tuve que centrarme en la Tesis.

    Lo malo es que al quitar estas actividades, empecé a no rendir nada. ¿Casualidad? No lo creo. Al final llegué a la conclusión que una actividad tan absorbente como la científica, con la manera que tengo yo de hacer las cosas, más mi propia fisiología (llegué a tu blog por problemas de salud) no es compatible con una vida sostenible.

    Me gusta

    1. Según voy leyéndote me voy diciendo, “esto es fatiga adrenal”, tiene fugas de energía (lo sé porque me pasa a mi, he tenido siempre muchas actividades pero siempre he perdido energía “por algún sitio”). Releo tu artículo sobre la fatiga adrenal y me encuentro que dices:

      “Tu cuerpo peta, tu energía se evapora y entonces aprendes qué es normal para ti y qué no. ¡Fantástica oportunidad para aprender! Bueno, en realidad no te queda otra, porque en el momento que te pases de rosca y ese rosca puede ser algo tan nimio como hacer deporte 5 minutos más de lo planeado, entonces tu cuerpo entrará en coma profundo de nuevo. Irás de apagón en apagón hasta que sepas ver cuáles son tus límites.”

      Lo había leído hacía meses pero no recordaba este párrafo en concreto. Y veo que lo tienes muy claro, lo de los límites y el apagón. Por cierto, ¿has probado la mezcla de hierbas chinas para evitar la fuga de Jing del riñón, o algo similar…u otra cosa, para evitar esta fuga de energía?

      Saludos.

      Me gusta

      1. Sí, empecé a tirar del “hilo” en cuanto a salud por el tema de fatiga adrenal. Me hice un test de cortisol en saliva 24 h hace dos años y pico, cuando peor estaba en este sentido y mi línea era plana y con un mini pico a primera hora de mañana. Luego no se detectaba. Así estaba yo, literalmente fundida. Como sé que eso médicamente no se reconoce, fui uniendo puntos de fisiología y al final me sacaron el hipotiroidismo, del que me trato (aunque ya estoy planificando quitarme la poca medicación que tengo, porque para mí queda claro que la tiroides hace lo que hacen las tiroides, y que es el estrés brutal lo que la ha llevado a esa situación). Como no absorbía nada de suplementos que tomaba tras año y medio, decidí probar con una dieta AIP (tengo anticuerpos anti células parietales, y seguramente poco ácido). Fue espectacular el cambio en mis analíticas de esas vitaminas-minerales. Ahora estoy emperrá que el problema es de microbioma. Todo ello, al final, causa de lo primero: estrés.

        De hecho tengo ganas locas de probar a hacer fermentados aunque me da un poco de respeto. Pero leyendo tu blog y como te ayuda con los efectos secundarios de un microbioma jodido (depresión y demás) pues me anima. Porque para mí el invierno es EL HORROR.

        Poco a poco.

        Me gusta

  3. Con respecto a las hierbas…he leído sobre varios adaptógenos, el que tengo ganas de hincarle el diente a una que han usado los rusos de siempre, por lo visto: Rhodiola algo. Hace tiempo que no me lo miro y lo tengo algo olvidado. Pero de todas las que he leído es la que menos problemática vi y la que me podría ayudar. Aunque es cierto que ya estoy modulando mucho mejor mi energía.

    Me gusta

Los comentarios son amor, así que, ¡Ama!... :-) ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s